Con amor, desde Praga

Con amor, desde Praga

(Lectura: 8 minutos) / Fotografía: Özge Öztürk & Andrea Ochoa

¡Hola amores! ¿Qué tal su semana? Les cuento que la mía estuvo un poco ajetreada: con exámenes finales, muchas despedidas y lugares que visitar. Esta semana inicié la cuenta regresiva para regresar a México, por lo que decidí volver a mis lugares favoritos para hacer este último post. Debo decir que fue sumamente difícil escoger: Praga no fue un viaje más, fue mi casa por cuatro meses. Así que no me queda más… ¡espero les guste!

Vine a Praga por primera vez en 2015. En ese entonces, jamás pensé que volvería de intercambio. Pero lo que sí pensé, es que Praga es precioso: el centro histórico, los edificios con múltiples estilos, las torres medievales, el Puente de Carlos, el Castillo y la Catedral de San Vito.

Creo que la mejor forma de recorrer Praga es empezar por la Plaza en la Ciudad Vieja. En ella se encuentran Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, la Iglesia de San Nicolás y el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja. Dependiendo la estación del año, esta plaza se llena de vida con festivales, como el Mercado de Pascua, con comida típica y productos checos.

Asimismo, se encuentra uno de los puntos más icónicos: el Reloj Astronómico. Debo decir que más que el espectáculo de cada hora, subir a la torre es imprescindible. Definitivamente, es uno de mis spots favoritos de la ciudad: al estar justo en el centro, se puede apreciar una vista de 360° en Praga. ¡Un must!

¿Dónde comer?

A un costado del Reloj Astronómico, se encuentra la terraza del Hotel U Prince, con una impresionante, sin mencionar la comida, ¡buenísima! Les recomiendo probar la especialidad del lugar: pork knucle – un clásico checo – y el salmón a la parrilla, ¡una delicia! TIP: no olviden hacer su reservación con tiempo.

Dirección: Staroměstské nám. 460/29, 110 00 Praha 1-Staré Město.

Volviendo al recorrido de la Ciudad Vieja, es imprescindible visitar el Barrio Judío. Aparte del Museo y el Antiguo Cementerio, existen seis sinagogas abiertas al público. Definitivamente, mi favorita es la Sinagoga Española. En algunas casas, es posible observar pequeñas placas metálicas en las puertas o en las aceras, en memoria a aquellos judíos que fueron despojados de sus pertenencias durante la Segunda Guerra Mundial. Sin duda, una parte muy sublime de la ciudad.

¿Un snack?

Cerca del Barrio Judío, se encuentran dos de mis lugares preferidos. Sisters Bistro tiene gran variedad de Chlebicek, bocadillo checo, además de distintas sopas cada día, café y té, ¡súper recomendado!

Dirección: Dlouhá 727/39, 110 00 Praha 1-Staré Město

Y cerca de la Torre de la Pólvora, están dos de mis cafés favoritos: Grand Cafe Orient y Cerna Madonna. Ambos forman parte del Museo Cubista, y además del gran diseño, el capuchino y los pasteles son deliciosos. Les recomiendo probar postres checos: rakvička y věneček, ¡mis favoritos!

Grand Café Orient: Ovocný trh 569/19, 110 00 Praha 1-Staré Město.

Cerna Madonna: Celetná 569/34, 110 00 Staré Město.

Continuando el recorrido por las callejuelas hacia el Puente de Carlos, se pueden apreciar innumerables restaurantes, cervecerías, joyerías y tiendas de souvenirs. Imprescindible visitar: Manufaktura, Captain Candy, Las Adelitas, Blue Praha.

Pero lo que más llama la atención son las tiendas de títeres, toda una tradición en Praga. Estos son originales de distintas partes de República Checa y son hechos a mano. ¡Un must visitar alguna de estas!

Sin duda, una parte importante en Praga es la vida nocturna. Aunque el club Karlovy Lazne es famoso por tener cinco pisos, debo decir que Nebe, Lucerna, Chapeau Rouge, Roxy, La Bodeguita y Popocafepetl son buenos. Pero sin duda, mi favorito es Hemingway Bar, con muy buenos drinks y cocteles, ¡súper recomendado si se quiere algo más clásico!

Hemingway Bar: Karoliny Světlé 279/26, 110 00 Praha 1-Staré Město.

¿Qué probar?

Justo antes de llegar al Puente de Carlos, están dos de mis lugares preferidos: Karlova I y Good Food. Si de comida checa se trata, les recomiendo probar el Goulash in bread o el pato con cabbage, acompañado de cerveza Staroprammen (mi favorita) en Karlova I. Y para el postre, un Trdelnik de Good Food nunca falla. Mi favorito es el de berries, ¡una verdadera delicia!

Karlova I: Karlova 190/1, Praga 110 00, República Checa.

Good Food: Karlova 160/8, 110 00 Praha 1-Staré Město.

Finalmente, al final de las callejuelas se puede apreciar mi segundo spot favorito: el Puente de Carlos. Este el monumento más famoso de Praga y comunica la Ciudad Vieja (Staré Město) con la Ciudad Pequeña (Malá Strana). Con más de 500 metros de largo y 10 de ancho, su nombre se debe a su creador, Carlos IV, que puso la primera piedra en 1357.

A lo largo del puente se encuentran 30 estatuas, siendo la primera la de San Juan Nepomuceno en 1683. Se dice que quien pide un deseo poniendo la mano izquierda en la base de la estatua, éste le será concedido.

¡Ver el atardecer en el Puente de Carlos es un verdadero must!

Una vez cruzando el puente, se llega a mi parte favorita de la ciudad: Mala Strana. Existen varios puntos importantes que ver: el muro de John Lennon, la Capilla del Niño Jesús de Praga, la Iglesia de San Nicolás y el Museo de Franz Kafka.

Y a un costado del Museo de Kafka, se encuentra otro de mis spots favoritos: este pequeño mirador a orillas del río Moldava, desde donde se obtiene una de las mejores vistas del Puente de Carlos y se puede dar de comer a los patos, ¡un must!

¿Un café o un gelato?

A un costado de la Iglesia de San Nicolás se encuentran dos de mis lugares preferidos. Amorino, ideal para probar gelato. Mi favorito: frambuesa, mango y vainilla, en forma de flor, con un macarrón, ¡buenísimo!

Dirección: Malostranské nám. 38/24, 118 00 Praha 1-Malá Strana.

Y Café Savoy, también un clásico – con cocinas checa y francesa – y uno de los spots favoritos de Franza Kakfa. El café y los postres son buenísimos, pero el Schnitzel y la Tarta de Res son una delicia.

Dirección:  Vítězná 124/5, 150 00 Praha 5-Malá Strana

Finalmente, después de haber recorrido Mala Strana, se debe subir por la calle Nerudova para llegar a mi spot favorito: el Castillo de Praga.

La historia de Praga comenzó con la construcción del Castillo en el siglo IX: este se convirtió en el centro del territorio y constituyó la residencia de los Reyes de Bohemia desde su fundación por el príncipe Borivoj. Actualmente es el castillo más grande del mundo, al estar compuesto por un conjunto de palacios y edificios conectados por pequeñas callejuelas. A partir de 1918 el Castillo alberga la residencia del presidente de la República Checa.

Aunque la Catedral de San Vito es mi favorita con su peculiar estilo gótico, no pueden dejar de visitar el Callejón de Oro, el Antiguo Palacio Real y Basílica de San Jorge. Sin duda, el mirador al final de estos recintos es una de las mejores vistas de Praga.

Es difícil decir cuál es la mejor vista de Praga. A un lado del Castillo, tanto Petrin Hill como el Parque Letná tienen una de las mejores vistas del río Moldava y sus puentes, pero también Vysehrad, del lado opuesto de la ciudad, es de mis lugares preferidos para ver el atardecer.

Sin embargo, esta última semana descubrí el que se convirtió en mi lugar preferido para admirar la ciudad. Junto al Monasterio Strahov – el cual cuenta con una de las bibliotecas más bellas del mundo y un restaurant con cerveza artesanal – se encuentra el restaurante Bellavista.

Este lugar es famoso por la cocina checa, su cerveza artesanal y por supuesto, la terraza con vista al Castillo de Praga, el rio y las casas de Mala Strana. Les recomiendo probar la cerveza especial con arándano, un Chlebicek de entrada y Svičková de plato fuerte, ¡delicioso!

Definitivamente, Bellavista fue el mejor lugar para terminar mi recorrido en esta ciudad.

Es difícil decir adiós a un lugar con tanta belleza y tantas memorias. Sin embargo, espero volver y poder disfrutar de nuevo todo aquello que me hizo enamorarme de Praga: sus calles, sus monumentos, su comida y sus vistas.

¡Espero hayan disfrutado el post! Les tengo una sorpresa para la próxima semana, ¡no se la pierdan!

Besos,

Andrea O.